21 de octubre de 2013

Escatologías infantiles

"Así pues, el más estremecedor de los males, la muerte, no es nada para nosotros, ya que mientras nosotros somos, la muerte no está presente y, cuando la muerte está presente, entonces nosotros no somos." Epicuro, Carta a Meneceo.

Entramos en Brighton, de vuelta de pasar la tarde en el precioso pueblito de Ditchling. Mi hija de diez años y mi hijo de ocho conversan en el asiento trasero del coche.

C. -Pues ¿sabes qué pienso yo, aparte de la religión y esas cosas? Pienso que cuando te mueres vuelves a nacer en otra persona, lo que pasa es que ya no te acuerdas de quién eras.

YO -¿Y por qué piensas eso? ¿Te lo ha contado alguien?

C. -No. Es que es lo más lógico.

YO -Pues que sepas que eso no es nada cristiano.

C. -Ya, si por eso digo que aparte de la religión.

YO -Pero es que eso es religión, solo que otra religión. Eso es lo que creen los indios y se llama reencarnación: que cuando te mueres te reencarnas en otra persona o animal.

C. -¡Anda, qué guay! ¿En cualquier animal?

YO -Si te portas bien en la vida te reencarnas en un ser superior; pero si te portas mal, a lo mejor te reencarnas en una rata o en una cucaracha...

LOS DOS (Gritando al unísono.) -¡Qué ascooo!

YO -Pero tú decías que eras cristiana, ¿no?

C. -Ya, pero es que es lo más lógico.

M. (Con tono escéptico.) -Pues yo no lo veo nada lógico. A mí lo que me parece es que cuando nos morimos se acaba todo. Cuando te mueres ya no te duele nada, ni te gusta nada, ni nada de nada. Bueno, menos Jesús, claro. A mí eso me parece más lógico. ¿No, papá?

YO -Eso es lo que creo yo. Pero mucha gente no cree eso. Ya sabéis que los cristianos creen otra cosa.

C. -Pues a mí me parece que eso no puede ser, porque da mucha pena, ¿no?

M. -¿Qué da pena?

C. -Que te mueras y ya no haya nada. Es muy triste.

YO. -Claro. Por eso la gente cree en estas cosas, porque consuela.

M. -Pues yo creo que cuando te mueres ya no te da pena nada. A tu familia sí le da pena porque te has muerto, pero a ti ya no te da nada. Si España pierde el mundial, te da igual. Si hay una guerra mundial, te da igual. Si se muere Ibáñez, te da igual.

YO -¿...?

M. -Es que ya no te enteras de nada. Estás muerto.

YO -¿... Si se muere Ibáñez? ¿El de Mortadelo y Filemón?

M. -Sí.

YO (Conteniendo la risa.) -¿Y cómo se te ocurre eso?

M. -Pues no sé, pensaba en cosas graves y que se muriera Ibáñez sería muy grave, ¿no?

YO -Desde luego.

C. (Tras meditar unos segundos.) -Bueno, pues he pensado que no, que no me creo lo de la reencarnación.

YO -Ya me parecía a mí.

C. -Pero que conste que eso de que después ya no hay nada tampoco es nada cristiano, ¿eh?

YO -Es verdad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario